Después de haber escrito el guión de la brillante “Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance)“, Armando Bo nos trae un thriller sobre la miseria de un hombre, que desesperado por vivir, tras saber que necesita un transplante de riñon, busca cualquier alternativa para sobrevivir.

En sí, la idea no es mala, técnicamente está bien, imposible negar la gran calidad con la que está filmada. El problema es, y aunque increíble, el guión, viniendo de un tipo que ganó el Oscar… pero claro, un mal día lo puede tener cualquiera.

Sus 112 minutos carecen de ritmo, a tal punto que se hace interminable. Ni Guillermo Francella ayuda a que despierte algo de interés. Ni hablar de Carla Peterson, totalmente desaprovechada, si tiene 10 minutos en pantalla es mucho.

Los protagonistas no logran levantar la cinta y los secundarios dan pena, rescatable es el papel de Federico Salles, que te puede sacar una o dos risas, los demás no existen.

Una producción fallida por parte de Axel Kuschevatzky y Matías Levinson. La peli tenía todo el potencial, pero llegando a la media hora ya sabés que te vas a comer un embole. Animal es que ésta película se ha estrenado en cines.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit