En 2013 salió un corto llamado “Cargo“, y ahora un par de productores de “The Babadook” pusieron la tarasca para hacer un bodrio de casi dos horas.

No inventa la rueda, obviamente, y llega en un momento crítico del cine de género zombie, y que, en éste tipo de pelis tenés que ser muy imaginativo, original, sino vas al fracaso directo.

El desarrollo de todos los personajes es una mierda, incluyendo a su protagonista, Martin Freeman, que siempre está tirando de sus mismas expresiones, caras, gestos, si lo ponías haciendo de Bilbo o de Watson, o en el personaje de Black Panther, daba lo mismo, porque el tipo actúa siempre igual.

A los zombies no los muestran mucho, probablemente para poner foco en el drama, y dejar de lado las escenas de horror, y salió mal, porque cuando aparecen son de risa, y para marcar diferencia, estos expulsan desde sus cuerpos una especie de miel… si, de miel… WTF! Explicáme eso si te la querés tirar de original. He visto películas de zombies a los que les hace mal la luz y hasta tienen una explicación.

Si hay algo para rescatar es la fotografía la cual te hace sentir que es una peli de gran presupuesto, y un entorno que con poco muestra bastante de ese mundo post- apocaliptico.

Aburrida como la mierda, con un final al que se le notó la falta de desarrollo y que, si aparecían los Avengers para salvar a Freeman me la hubiera creído más.

Esto vendría a ser la versión payasesca y trucha de ‘The Road‘ de Viggo Mortensen. Y por último, un detalle no menor: “A Netflix Original Film“.

Compartir Articulo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+