Terrible mierda en manos de un director mediocre como Steven C. Miller, tampoco es que la primera fue una obra de arte pero entretenía, más teniendo en pantalla a Stallone y Schwarzenegger. En ésta ocasión solo queda Sly que junto a Dave Bautista tendrán en pantalla 15 minutos como mucho.

Es que toda la peli parece hecha para el público nipón, su protagonista es el crapero de Xlaoming Huang, que se complementa con un argumento pedorro, insultante, y sin sentido. Mezclando tecnología, robots, coreografías de pelea lamentables y un CGI penoso.

Lo peor de todo es cómo está filmada, quizás a la cámara la manejaba Michael J. Fox, porque el Mal de Parkinson es evidente.

Infumable, olvidable, y está confirmada una tercera parte. Más crap que esto no puede ser.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit