Historia real de Yossi Ghinsberg, un mochilero que vivió para escribir un bestseller de memorias sobre su aventura en el interior de la amazonia boliviana durante los años 80. Con una guía incompleta y dos amigos más, el viaje se convierte en un calvario psicológico.

Sin dudas que es un tema interesante, saber cómo el protagonista sobrevivió a tal ambiente hostil. Pero los problemas en la película no tardan en llegar apenas comienza. Daniel Radcliffe es un paparulo, actuando es el Sebastian Estevanez inglés. Y no solo te saca de contexto a cuanto credibilidad, sino que la ambientación del film tampoco ayuda y a veces se siente muy artificial.

A decir verdad, no solo Radcliffe actúa horrible, sino también los demás personajes, todos de madera. Ni hablar del pueblo nativo, han puesto a mexicanos en vez de bolivianos.

Otra contra es su duración, una narración que no debería exceder de los 80 minutos, lo han estirado a 115. Tiene más de media hora infumable, extiende situaciones con alucinaciones y escenas de mierda con muy poco ritmo.

Un relato de supervicencia deficiente que a medida se va desarrollando se cae a pedazos. Tampoco se puede esperar mucho de un director como Greg McLean, responsable de la infumable y ridícula ‘The Darkness, 2016‘ con Kevin Bacon.

Quizás con gente capaz y mejores actores se podría haber aprovechado más.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit