Un exorcista que trabaja en Hong Kong usa magia para negociar con demonios o asesinarlos. El tipo también comparte su casa con una fantasma. Es como un Constantine crapero que labura en un supermercado chino.

No sé cómo catalogar ésta mierda, tiene humor, terror, es surrealista, fantasiosa, es un drama. Tampoco sé si está basado en algún manga porque tiene toda la pinta. Lo que sí sé es que la encontré por casualidad en Netflix y fue un suicidio.

Al principio no parece tan mala, de hecho me confundió porque sentí que podía llegar a ser un buen film, pero a la media hora revienta en mil pedazos.

Una película muy turbia en el sentido del crap.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit