Cuando cumplió 15 años la joven comenzó a sentir dolores menstruales, aunque nunca había tenido la regla. Fue allí cuando descubrió que la apertura de su vagina estaba bloqueada por el tejido y que no tenía útero, cuello uterino ni ovarios.

La noticia le cayó como un baldazo de agua fría ya que desde pequeña soñaba con ser madre, lo que la llevó a entrar en una profunda depresión.

De todas maneras, gracias a una innovadora cirugía en la Universidad Federal de Ceará en Brasil, Jucilene Marinho, de 23 años, se convirtió en la primera mujer del mundo a la que le reconstruyeron la vagina con piel de pescado.

Para ello se utilizó la piel de los peces telapia, la cual fue esterilizada y sometida a un tratamiento especial para erradicar todos los posibles virus y característico olor a pescado. Los médicos introdujeron un molde de acrílico en forma de vagina revestido con piel de telapia en una abertura entre la vejiga y el ano de la paciente, y lo retiraron diez días después, comentó el ginecólogo Leonardo Bezerra, quien dirigió la operación.

El cuerpo de la paciente absorbió la piel, que actuó como células madres y se transformó en un tejido celular parecido al de una vagina real, formando las paredes del canal vaginal. Marinho tardó tres meses en recuperarse de la operación y en octubre le permitieron tener relaciones sexuales con su novio.

Fue un momento maravilloso, porque todo pasó a la perfección. No sentí dolor, solo mucho placer y satisfacción“, comentó la joven, asegurando que el sexo fue “perfectamente natural, como si la abertura siempre hubiera estado ahí“.

Compartir Articulo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+