Una tripulación de seis integrantes que incluye a la concha seca de Kristen Stewart quedan atrapados en una instalación submarina que se está inundando como consecuencia de unos bichos creador por el más chotazo CGI.

Es una historia que ya la hemos visto mil veces, monstruos que acechan gente, y éstas no saben a qué se enfrentan.

Encima tenemos un personaje que es el contraste de la minita, que tira chistes boludos a cada rato y rompe con todo el suspenso que quiere transmitir la trama.

Llegando al final la cosa se pone un poco interesante, aparece un bicho de la puta madre, pero está tan mal y oscurecido el CGI, que no se logra disfrutar, la fotografía es pésima.

Hacé de cuenta que es la versión peronista de Alien pero abajo del agua.

Y ya que estoy tóxico, no puedo creer que ésta pecho frío de Stewart, la hayan contratado para hacer de la Princesa Diana, unos hijos de puta.