La trama nos sitúa en 2022, la pandemia sigue su curso, van saliendo nuevas cepas, y la gente tiene que vivir encerrada en sus casas, entonces un grupo de amigos organiza una fiesta online, se drogan y empiezan a hacer pelotudeses, pero pelotudeses literal.

Es de esas pelis que te dan bronca, que molesta. Todas las deciciones que toman estos boludos, después de un evento desafortunado, son érroneas y aberrantes, Es imposible que exista gente tan idiota, o quizás así sea el entorno de amigos del director, no lo sé.

Hay una pareja de putos que es insoportable, o sea, loco tengo amigos gays, no tengo nada en contra de los putos, pero en serio… pusieron a unos putiros histéricos, que te dan asco con solo verlos, y no porque uno de ellos sea negro, que dicho sea de paso, pusieron un negro puto. Pero es que ni Flavio Mendoza es tan mamita histérica y estúpido como estos flacos.

Es todo lo que está mal, no entiendo cómo aprueban éste tipo de cine, imagino que es para lavar guita.