Año del pedo, 1386. Adam Driver y Matt Damon se tienen que enfrentar a un duelo porque uno de ellos le cepilló a la jermu. El director Ridley Scott aprovecha el momento y se mete de lleno al tema de la violación, violencia de género, y feminismo, pero lo bueno que tiene, es que todo es bastante ambiguo, o sea, vos sacás tus propias conclusiones. No es una peli más del montón que abarca éste tema a lo políticamente correcto, y esto garpa.

Cómo carajo no tuvo nominaciones, alguien que me lo explique, por lo menos la cinematografia, la eidición, algo.

En fin. Tres personajes, tres punto de vista, una peli que vale la pena ver.