Comenzó como un corto en el año 2011. La directora iraní-americana Ana Lili Amirpour y junto a varios productores, entre ellos Elijah Wood, completan la historia de manera muy acertada. Una mujer vampiro anda suelta en “Bad City“, que por cierto el nombre me parece rebuscado. Ella vendría a ser una vigilante de las personas con problemas de drogadicción, y en esto me recuerda a “El Cuervo” cuando agarra del brazo a la mujer y le saca la heroína de los brazos. En sus idas y vueltas conoce a Arash, quien vendría a ser su antagonista y ahí comienza el rollo romántico.

Su cinematografía en blanco y negro es impecable, su ambientación es genial, haciendo referencia a películas de los años 80s: la música y el decorado. Las actuaciones están bastante a la altura, el papel de vampiro a Sheila Vand (Argo) le sienta muy bien. Sin embargo se destacan algunos rellenos, como uno que otro personaje demasiado secundario o lentitud en escenas sin necesidad.

Es una película para recomendar y no solo para los amantes del cine vampírico.

Lo Bueno: La escena del encuentro entre ella y el niño. Sheila Vand en su interpretación de vampiro.

Lo Malo: Lentitud en algunas escenas, algunos personajes secundarios no muy interesantes.