Arte Krasinski vuelve después de tantas vueltas por la pandemia y al fin podemos ver ésta segunda entrega que no falla, y uno de los grandes aciertos fue la inclusión de Cillian Murphy y hace que no se extrañe al propio personaje de Krasinski.

Otra diferencia en cuánto a la primera es el propio silencio, que acá está más equilibrado entre la acción y la tensión, hay más personajes, hay una intro genial. Técnicamente vuelve brillar en cuánto al sonido, el CGI por ahí derrapa un poquito, y es porque los bichos están más tiempo en pantalla.

Si disfutaste de la anterior, esto no te va a defraudar y aparte tiene un final, que si bien es abrupto, funciona y te la deja bien dura para lo que se viene.