Una mina se queda viuda tras el suicidio de su macho, y para salir de ese pasado decide dejar todo y viajar adonde no la conozca nadie y tomarse un tiempo sola. Pero en el camino se topa con un flaco muy rarito que la empieza seguir y resulta que termina secuestrada.

Es un survival, el guión es simple, un serial killer que se topa con una víctima que no es ninguna boluda y le va a costar reternala y cumplir su cometido. Se arma una suerte de juego del gato y el ratón, y esa básicamente es la premisa la cuál está bastante bien lograda, la ambientación mala leche está bien hecha también. El vaguito que hace psicópata es creíble.

Es una peli que dentro del género no aporta nada nuevo pero que cumple y esa hora y media se deja llevar y es entretenida.