Cine clase B sobre un grupo de pelotudos místicos comandandos por Gabriel, que vendría a hacer la versión peronizada de Constantine tiene que enfrentarse a diferentes demonios repartidos por toda Europa, y así poder terminar con el mismísimo Diablo.

Actuaciones de mala muerte, efectos especiales hechos en Autodesk 2001. Y vuelve a estar Eric Roberts dando vergüenza, ayer lo vi en Top Gunner, y lo acompaña Michael Madsen que tanto puchos que se fumó no puede ni hablar. Una negrada total la película.

Toma conceptos de Supernatural, Blade, Constantine la mayor parte del tiempo, pero agresivo el choreo, y lo hace todo de una manera tan pedorra que te daña la retina. Si tengo algo que rescatar, es recién al final, la pelea de Gabriel contra ese Diablo de turno, estallé de risa por la manera en que se murió el villano, no puedo describir el nivel de paparruchada que salió de ahí. No entiendo cómo le han dado luz verde a éste peli, seguramente algún chanchullo debe haber tenido por detrás. Y encima tiene un final abierto, o sea, estos tipos piensan tirar una secuela. Dejáte de joder.