El buen cine de Thomas Vinterberg vuelve con toda a tal punto que es probable que esté nominada al Oscar como mejor peli extranjera.

El guión es buenísimo, unos profesores amargados se plantean tomar alcohol en pequeñás dosis diarias y con consciencia, basándose en un estudio, esto lo hacen para estar más sueltos y ser buena onda con sus pares y pasar el día felices, esto en un principio les aumenta la productividad, mejora las relaciones sociales, hasta que a medida que pasan los días, los locos van aumentando la dosis y comienza el descajete.

No puedo contarte mucho más porque es fácil caer en spoilers, sentáte a verla con un buen vaso de birra, un trago, lo que tengas a mano. Los personajes, ellos, están muy bien construidos, sobre todo el de Mads Mikkelsen. No tiene un mensaje claro, sos vos el que tenga que sacar tus propias conclusiones, y esto es otro punto interesante del film.