Es una de esas pelis con una crítica social fuerte, que mezcla el thriller y el terror y los negros, algo muy similar a Get Out pero ejecutado como el culo, porque la idea, la verdad, está copada.

La cosa empieza en Estados Unidos en el siglo XIX, con un falso plano secuencia que ninguna super producción debería envidiarle, y nos mete de lleno en la época de la esclavitud negra. Ya a los 15 minutos te empieza a embolar, porque te das cuenta que de terror nada, que es una más del montón, lenta como la mierda, aburrida. Y de repente te saltan en la época actual con otra trama que nada que ver pero con la misma protagonista.

Y ya la cosa se pone interesante, empezás a sospechar, a preguntarte qué carajo pasó, pero de vuelta, a los 15 minutos te empieza a embolar esa trama también porque está muy mal contada y es aburrida.

Hasta que llega el plot twist, que está buenísimo, cuando el rompecabezas se arma, pero ya está, me dormí veinte veces hasta que se puso buena la cosa. Para mí es una oportunidad desaprovechada y el resultado final es un embole.