Me la recomendó Elian San y sale reseña como ataque de cocodrilo sin dientes.

Owen Wilson conoce una hippie protagonizada por Salma Hayek, y ella le llena la cabeza con qué el mundo es una mentira, y que todo lo que le rodea es una simulación informática… pero qué original che!

Dirigida por Mike Cahill que ha tenido a mi parecer buenos trabajos de sci-fi y misterio como Another Earth, o I Origins, pero acá tuvo un mal día.

Igual se entiende el mensaje, que es tan simple como el drama de la adicción de las drogas maquillado con otros géneros como el romance, y mucho énfasis en la ciencia ficción. Y esto es lo que le juega en contra porque se vuelve muy pretenciosa y super predecible. Y otro error es el papel de Salma Hayek, que no solo actúa y habla como el culo el inglés, peor que yo, sino que el personaje es agotador y cero química con Owen Wilson.

Y hay una subtrama familiar que está de más y carece de toda emoción, de hecho nada ni nadie tiene carisma y resulta ser insulsa. Hay ideas que están buenas pero no las sentí del todo desarrolladas. En realidad es una cagada la película.