En 2006 el director Neil Jordan conocido por Entrevista con el Vampiro y ganar el Oscar al mejor guión con El Juego de las Lágrimas, nos dio una comedia dramática protagonizado por un genial Cillian Murphy que hace de transexual y que busca a su madre que lo abandonó de bebé.

La narración es del estilo surrealista, a forma de cuento un poco bizzaro, y a cargo de tremendo actor que tiene un papel super llamativo y estrambótico, que no se esconde para nada de ser un tipo que usa ropa de mujer todo el tiempo, que se mueve como una mina, y esta es una de las claves en la trama, en donde una sociedad lo juzga por puto, y que en realidad no es tan así, y va pasando por amistades, con tipos que hasta se puede interpretar como que son sus parejas pero no es homosexual.

Es una historia agridulce y extraña de dos horas de duración pero a la vez divertida y muy original.