Dirigida por Javier Fesser, el gallego que nos dio una de las mejores pelis surrealistas jamás hechas, el El milagro de P. Tinto de 1998, que casualmente me la pidieron para reseñar, ya va a salir, y que mucho mariconazo lloró con Camino de 2008, que la pasaban por telefe casi todos los dias. Nos trae ésta vez, una historia de un entrenador muy groso de la Liga de Basquet profesional de España, que por una cagada que se manda cae en cana y el juicio dicta que tiene que hacer trabajo comunitario por unos meses.

Esto lo lleva a tener que entrenar a un equipo de baloncesto conformado por pibes con sindrome de down. Imagináte un tipo super top, que venía de manejar a los mejores de la Liga de España y se tiene que morfar a estos locos, que además de su discapacidad, son unos qliados bárbaros y se la van a hacer muy difícil.

Hay un progreso, una evolución de casi todos los personajes, que son muchos y no es poca cosa construir eso, y hay una lección de vida también, y que para cualquiera de lágrima fácil se la va a pasar moqueando, pero más allá de esto, es super entretenida y vale la pena ver.