Es la típica serie que entra por los ojos, y que el argumento puede resultar un ‘meh’, muchos dirán eso. En mi caso, al principio me confundió bastante, quizás porque no leí el libro de Neil Gaiman, pero unos episodios más tarde empecé a entender de qué va, o algo así creí, porque es un poco pesada, y a la vez te marea, pero no por esto puedo decir que es una mala serie, de hecho me voló la peluca, me encantó.

Un negro cumple condena cuando su mujer y su mejor amigo acaban de morir en un accidente de autos. Es en mitad de un tormentoso vuelo, de camino al funeral, donde conoce a Wednesday. Ahora labura como guardaespaldas del Señor Wednesday, y a partir de allí la cosa se pone muy flashera, siendo testigo de un conflicto entre seres mitológicos y los modernos dioses paganos de la tecnología.

Estamos ante una serie, como dije antes, que entra por los ojos, porque visualmente es poderosa y perfecta. La fotografía, la ambientación, la edición, las actuaciones, son impresionantes, desde Ian McShane en un papel que no puedo revelar por spoiler, hasta Gillian Anderson haciendo de la Diosa de los Medios, que toma aspectos físicos como David Bowie, o Marylin Monroe.

El sonido es espectacular, la banda sonora, disponible en Spotify, es una delicia. La serie tiene unos de los mejores intros que he visto en los últimos años.

Hay episodios muy poderosos, y super mitológicos como el caso de Anubis, el Sol, y la Luna, muy a lo Gaiman que, en momentos, son realmente brillantes. Pero tené en cuenta que la serie es pesada, y no te engancha desde principio, vas atando cabos, casi llegando al final, y esto puede hacer que a mitad la abandones, esto es una contra muy fuerte y va a poner a prueba tu paciencia.

American Gods es un producto de la cadena de TV: Starz, que cedió sus derechos a Amazon para la distribución en su plataforma. La recomiendo fuerte, mirála y dejáte llevar.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit