La nueva temporada de la serie de Starz basada en el libro de Neil Gaiman, y que la distribuye Amazon Prime Video se a visto afectado por el cambio de sus showrunners, Bryan Fuller y Michael Green, que no llegaron a un acuerdo por el alto presupuesto que pretendían… si hubiera sido original de Amazon, esto no habría pasado…

La serie pasó a manos de un colaborador de los creadores, Jesse Alexander, pero lamentablemente no estuvo a la altura. Estos cambios no solo afectaron al a trama, sino que Gillian Anderson y Kristin Chenoweth renunciaron al proyecto, sin explicaciones, pero supongo se debe haber armado alto bardo creativo y de guita.

Otro punto, fue que mucho de lo que se cuenta, y los personajes que aparecen, no existen en la obra de Gaiman, y esto debido a un tema editorial del libro, que por una cosa u otra, el inglés no pudo desarrollar, y los han metido en ésta segunda temporada.

Dicho todo esto, no es muy difícil presagiar el panomara de éste temporada, un desastre total. La falta de Gillian Anderson se siente y es uno de los puntos más negativos, ha sido reemplaza por una china, negra, la verdad no sé que si es humana o de qué nacionalidad porque no se entiende su cara, es un minita que fue secundaria en la peli de Ghostbusters de 2016. Supongo la buscaron a propósito para no caer en comparaciones, y que supere a tal estrella como Gillian, y encima se han justificado como que es un upgrade de diosa de los medios, Media 2.0, o algo así, una idiotez, perdiendo todo carisma y personalidad.

No contentos con esto, al personaje lo han hecho mierda, es ridículo, difícil de digerir, y esperás a que se muera ya. Tal como hiciero con el reemplazo de la genial Kristin Chenoweth, una vieja random que la matan en el primer capítulo.

La serie sigue manteniendo el espectacular aspecto visual, la fotografía es excelente, pero no acompaña con la trama, que se cae a pedazos desde el primer episodio.

El ritmo es nefasto, el guión se nota forzado y poco original, los nuevos personajes son una mierda, los que continúan están para atrás, salvo Ian McShane que no se le puede reclamar nada porque lo salva ser terrible actorazo.

No hay mucho más para decir, que obviamente a Jesse Alexander le metiron alta patada en el culo, y apartir de la tercera temporada, que se estrena en 2020, van a poner a Charles H. Eglee guionista y productor de The Shield, Dexter y los principios de The Walking Dead. Y esperemos remonte y vuelva a tener el nivel o mejor aún que la primer temporada, que fue arte.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit