En un barrio de Chicago, casi una década después de una ocupación por una fuerza extraterrestre, no pregunten cómo ni por qué. La peli explora las vidas de ambos lados del conflicto: los que colaboran con los aliens y los rebeldes que quieren el mundo como antes. Y cómo es el mundo ahora… sin celulares. Si, así.

Los aliens aparecen en pantalla, unos tres minutos de un total de 100. Por lo tanto, si querés ver una peli sobre ETs, no es el caso. Digamos que es un thriller, pero mal hecho, en el que ponen de excusas a seres de otro mundo, pero tranquilamente podían ser terroristas, o políticos, porque al fin y al cabo, es todo tan confuso, que no sabés si estos seres le están haciendo un bien o un mal al mundo, sino que hay dos bandos, uno a favor y otro en contra.

Otra huevada, además de que es aburrida, es que la peli quiere abarcar varios temas y dejarte un mensaje, que al final, no termina logrando. Es un conjunto de ideas que no llevan a ningún lado.

La cagó como un campeón acá Rupert Wyatt, que venía de hacer un buen laburo con la primer reboot de The Planet of The Apes. Y en cuanto a actuaciones, Vera Farmiga tiene menos minutos que los aliens en pantalla, y el único que zafa es John Goodman.

Si te querés pegar un embole, allá vos.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit