Mary Harron, directora de la espectacular American Psycho del año 2000 nos trae la biografía de las tres jóvenes que participaron en los asesinatos de Sharon Tate y amigos. Fueron condenadas a cadena perpetua, y una joven estudiante, es encomendada con la tarea de mostrarles la cruda realidad de sus actos y sacarles el lavado de cebrero que les ocasionó Charles Manson.

Bien actuada, tanto las tres mujeres y Manson, que está a cargo de Matt Smith (Doctor Who, The Crown) Pero el problema llega con la edición, la trama, y el ritmo. No ofrece nada relevante, y es que lo mejor que podrían haber hecho, es reconstruir la masacre en la casa de Roman Polanski, pero eso está ausente.

Solo se basa en la psicología de las minas, con unos diálogos pocos interesantes y frustrantes. La falta de interés aparece en la primer media hora. Lo único que te puede mantener frente a la pantalla es la actuación de Matt Smith, y eso que tampoco tiene muchas escenas con él.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit