Liam Neeson es un conductor de quitanieves de Noruega, hasta que unos narcos le matan al hijo y se desata una guerra. Remake de la película noruega que nadie pidió “In Order of Disappearance“, en manos de su mismo director Hans Petter Moland.

Neeson la vuelve a crapar en éste tipo de género de acción, Muy diferente a la original de 2014 que está copada. En éste caso el humor negro no tiene gracia, el ritmo es patético, las actuaciones también. Y el resultado es un tremendo embole.

Es una peli repleta de relleno, con diálogos de mierda, y momentos que a veces se presta para la confusión, o será que en algunas escenas dejé de prestarle atención.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit