Peli super pochoclera en la que un padre y su hija quedan atrapados en su casa con unos cocodrilos que aparecieron por arte de magia culpa de un huracán. El chiste es que ambos tienen que escapar de la casa sin que el coco se los coma.

Inverosímil a más no poder, y el problema es que la película se la cree, no estamos ante un Sharknado clase B, ni una parodia. Acá hay un buen presupuesto, un CGI muy aceptable, y es la vuelta del director Alexandre Aja (Mirrors, Horns, The Hills Have Eyes) protagonizada por Kaya Scodelario y Barry Pepper.

De repente los cocodrilos se convierten en altos serial killer, están desesperados por la carne humana, los quieren hacer mierda, nada que ver a la realidad, pero bueno… lo mismo hicieron con Tiburón en 1975, esto es algo similar pero las épocas han cambiado, y además, las situaciones son a veces de risa, un humano bajo el agua no puede nadar más rápido que un cocodrillo.

Pero la peli se quiere justificar, los cocos están re enculados, supuestamente porque de repente han puesto huevos en el sótano de la casa, en qué momento? No sé, capaz que cuando llegó el huracán, el coco empezó a tirar huevos para todos lados.

La mina nada más rápido porque es campeona de natación, o algo así… esto te lo muestran al principio de la peli… o sea, dejáte de joder.

Realmente esperaba un poco más de ésta peli pochoclera, pero al final es una boludez tremenda. Eso así, un poco de gore viene bien, entretiene también, y por suerte no llega a la hora y media de duración, el final es un chiste.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit