Paul Feig (Ghostbusters 2016, Spy, The Heat) nos trae una peli de dos horas que va mutando conforme pasan los minutos, y que va desviando la trama a tal punto de lograr múltiples plot twist, alguno de ellos bastantes interesantes.

Basada en el guión del libro de Darcey Bell, Stephanie (Anna Kendrick) es una joven madre bloguera de una ciudad pequeña cuya mejor amiga, la sofisticada Emily (Blake Lively), desaparece un día repentinamente. A Stephanie le ayudará en su búsqueda el marido de Emily, Sean (Henry Golding)

Comedia oscura con gusto a thriller que peca por situaciones o diálogos trillados, y de una excesiva duración. Pero el fuerte no es su argumento, si no sus diálogos, sino del cast en el que sus dos actrices principales hacen un laburo muy bueno sobre todo el de Anna Kendrick.

No encaja bien sus piezas argumentales, pero el resultado final es favorable y termina entreteniendo. Es una historia llena de glamur y de enredos misteriosos que claramente tienen toda la intención de intrigar al espectador y lo logra.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit