Gareth Evans se une al tren del crap de Netflix y lo hace con todo. Una película sobre sectas la cuál su director parece no tener una puta idea sobre el tema, ni hablar de la fantasía que le mete, supongo está ahí porque no supo cómo desarrollar algo que se le va de las manos minuto a minuto.

Los personajes son todos una mierda y solo están ahí para aburrirte, ninguno tiene un desarrollo digno, me da pena por Michael Sheen que se prestó a semejante paparruchada. Dan Stevens que se mantiene con cara de nada durante todo el metraje tampoco ayuda, su carisma es nulo.

Parece el episodio piloto de una serie pedorra al que se sabe que cancelan de entrada. Dos horas y pico de embole total y mal contada, digna de estar en el catálogo de Netflix.

Si quieren ver pelis sobre sectas y que estén a la altura, recomiendo las siguientes:

  • The Master (2012)
  • Rosemary’s Baby (1968)
  • The Wicker Man (1973)
  • The Invitation (2015)
  • The Sacrament (2013)
  • The Endless (2017)
  • Martyrs (2008)
  • Hereditary (2018)


Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit