Película que más allá de ser un bodrío, se jacta de hablar de fútbol y lo hace mal porque está llena de errores conceptuales sobre nuestros clubes argentinos, copas que se le adjudican a equipos que no la tienen, instancias de encuentros que no existen, y un tipo que es hincha de tal equipo pero se pone la camiseta de otro de la misma liga, un salta charco tremendo.

Más allá de los errores futbolísticos, la peli es un embole, una comedia romántica básica, que de risa tiene poco y nada, y ya cuando ves en la pantalla a ese viejo mediático del Tano Passman (creo que así se llama) se va todo el culo y querés dejar de verla.

No hay mucho más para contar, ni Suar haciendo de boludo, que es lo que siempre le sale bien, logra levantar la cinta, ni mucho menos Julieta Díaz en un papel ridículo, básico, y olvidable.

Llegando a la última media hora se vuelve muy melancólica, pesada, e infumable.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit