Llega a Netflix la continuación de ‘Monster Planet‘ y su único propósito es aburrirte. La peli anterior mostraba un plot peculiar y curioso, y aunque fue mediocre, terminaba muy bien.

Se supone que en ésta segunda parte aparecía el verdadero Godzilla y se iba armar alta masacre con los humanos. Pero todo lo contrario, el guión divaga con los protagonistas descubriendo una civilización alienígena en la Tierra, y luego aparece una instalación gigante que se supone es ‘Mechagodzilla‘, que se construyó por sí misma con nanotecnología, o algo así, porque ya durante ese momento dejé de prestarle atención, me estaba cagando de embole.

Llegando al final se viene la batalla de Godzilla, que aparece de una puta vez, contra esa instalación que dispara boludeses, y los personajes de turno manejando unos ‘Mecha’ ridículos. Toda esa escena, de hecho, la última media hora sigue siendo aburrida.

La animación tampoco aporta mucho, quizás fue vistosa en su predecesora, pero acá no sorprende, de hecho a veces no se entiende nada.

Lo peor es que aún queda una tercera parte para terminar con la trilogía y seguramente sea una cagada más grande. La voy a ver, porque ya estoy metido en el baile, y pronto voy a venir a destruirla.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit