Llega una nueva versión de Cementerio de Animales y otra oportunidad desaprovechada. Aquella del 89 pecaba en varios aspectos, pero por lo menos el final daba terror, y la escena del camión fue muy buena. Luego llegó una segunda parte en el 92 pero de esa no hace falta comentar nada.

En ésta ocasión, los directores Dennis Widmyer y Kevin Kölsch se han tirado a una adaptación mediocre, y una puesta en escena que parece sacada de una telenovela de los 90s, muy malos exteriores, por cierto.

El guión es básico, no se arriesga a mucho, y para peor, cambia algunas cosas, como quitar personajes, o cambiar el accidente del camión, casi por completo, es una toma de decisión, para mí, muy estúpida.

Lo mejorcito con las escenas de la madre con la hermana fallecida, que de hecho, puro screamers, pero es lo que ofrece. Todo lo demás en un conjunto de personajes de mierda, que aparecen y desaparecen, como los amigos de la familia, o como el viejo, que un día es un re familiar, al otro es un simple vecino. La trama está desperdiciada, el mensaje que da el libro sobre la muerte y la pérdida es nulo, y la primera parte, que es lo mejor de Stephen King, prácticamente no existe. Aburrida hasta el final.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit