Nuevamente DC Entertainment vuelve a ensuciar una saga mítica, ya lo había hecho con su predecesora, y aunque en ésta secuela se ve una pequeña mejora, sigue dejando mucho que desear.

Y es que ya se está haciendo costumbre que Warner también la esté cagando en las películas animadas, y un director como Sam Liu que parece hundirse cada vez más en el fango.

Alguien que les diga a estos tipos que dejen de robar con Batman, basta de meterlo en historias que no tienen nada que ver, esto de fanservice ya pasó a ridículo. No se pueden centrar en un solo personaje que ya lo tienen que meter al murciélago.

De más está decir que la adaptación está muy manoseada y poco tiene que ver al material original, pero por lo menos entretiene con algo de acción y algún que otro personaje principal está bien logrado.

Mucho Lois Lane, y de amiguitas con Wonder Woman, toman helado, hablan de machos, y etc. La subtrama es prácticamente de ella y después de idas y venidas al final se cagan a trompadas entre todos y es lo mejor logrado.

Las películas animadas de DC necesitan también un lavado de cara urgente.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit