El hombre sin cara. el  del traje de oficinista empedernido, el flaco alto. Es Slender Man que llega a la gran pantalla a cargo de Sylvain White (The Loosers, 2010) y quiere darnos terror con una de las leyendas urbanas de la web más populares, que nace de una recopilación de imágenes en el foro Something Awful y, hoy en día, pertenece a la cultura creepypasta.

Si quieren hacer una película de éste tipo, entonces hagan la historia real de las dos pendejas de 12 años originarias de Winsconsin, las cuales apuñalaron 19 veces a una compañera (Payton Leutner) en 2014. Quiénes declararon que realizaron el ataque para complacer a Slender Man y proteger a sus familias de él. Toda la historia fue recopilada dentro del documental Beware The Slenderman de HBO.

Y si querés flashearla, tené la dignidad de hacer una buena peli de terror, sin clichés, bien actuada, narrada, dirigida, y etc.

El problema fundamental se basa en su guión, es un bodrio, no asusta ni tampoco entretiene.

Dos cosas positivas, la banda sonora y la ambientación que se le da a la peli en el bosque. Aparte de que el CGI del villano es penoso, ni siquiera causa gracia de lo malo que es. Me he cansado de decirlo, el CGI no va con las pelis de terror porque no asusta, se siente irreal y te saca de contexto.

Tiene screamers y sustos baratos que no le mueven ni un pelo a un pendejo de 6 años, es una trama repetitiva y típica que no aporta en nada al género, ni cuenta nada nuevo de Slender Man.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit