Un pendejo de 10 años queda huérfano y se muda a la mansión de su tío. Pronto, la aburrida y tranquila vida de su nuevo pueblo se ve interrumpida cuando accidentalmente, Lewis despierta a magos y brujas de un mundo secreto.

Pensé que iba a ser insoportable de ver, pero el carisma de Jack Black ayuda mucho y lo acompaña una cálida Cate Blanchett, no tanto así su protagonista, el pibe, que a veces es bastante insoportable.

Otra intento de lanzar una franquicia cinematográfica basada en una saga literaria juvenil que seguramente quede en el camino porque es tremendo ‘meh’, aunque sirve tranquilamente para el público infantil, ya que está llena de colores, luces, y trucos de magia.

Buenísimo lo del sillón que hace de perro, es una crapeada, pero me causó gracia.

Falla mucho en la ejecución del guión, en lo pelotuda que se pone llegando al final, y en el villano (Kyle MacLachlan), que parecía ser muy bueno pero quedó poco interesante.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit