Un western distinto, moderno y cautivo gracias a su fotografía y la ejecución de las escenas, que combina con una narrativa inteligente y desoladora.

Brady, que fue una de las estrellas del rodeo y un talentoso entrenador de caballos, sufre un accidente que le incapacita para volver a montar. Cuando vuelve a casa se da cuenta de que lo único que quiere es montar a caballo y participar en rodeos, lo que le frustra bastante, porque el tipo arriesga su vida si lo hace.

La magia de la peli está en que es un documental hecho ficción sobre una historia real vivida por los propios protagonistas. Son actores no profesionales que se interpretan a sí mismos.

La peli muestra a un tipo que se ve obligado a cambiar de vida de un día para el otro, tratando de asumir que ya no será el mismo, y pasando por mil situaciones de mierda y un pensamiento crítico de su futuro.

A pesar de que no sean actores posta, todos hacen un laburo espectacular, no me imagino lo difícil que debe ser interpretarse a uno mismo en un film.

Film minimalista rodeado de excelentes paisajes, y una lucha interna que culmina de manera casi perfecta. No entiendo cómo ésta obra no ha entrado como las mejores del año en los Oscars y si películas como Black Panther.

Una historia sobre la vida, el espíritu de superación, el amor al prójimo y a uno mismo.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit