Un tipo recién divorciado compra una vieja casa con la intención de restaurarla y revenderla, llevándose a su hijo para que le ayude y al mismo tiempo estrechar lazos familiares. Pero se topan con una presencia macabra que empieza a romperles las pelotas.

Peli indie de carente falta de presupuesto, pero se las arregla bien y con cuatro personajes, tres pincilpalmente, te logran poner poner en atmósfera, está bien narrada, algunas escenas son sorprendentes y te dejan de culo. Pero peca de ser aburrida, aunque su originalidad quiere apuntar al comportamiento del fantasma y de los protagonistas, cae en lo obvio y lo trillado llegando al final.

Se agradece su corta duración, 77 minutos para ser exactos. El fantasma de turno da menos miedo que Voldermort, aunque se nota que no es esa la idea.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit