No sé qué fue más infumable, si la voz forzada y en voicemod de Robert Downey Jr. o los efectos, o el argumento.

Tremenda decepción a manos de Stephen Gaghan que su único hit fue Syriana por allá en 2005. Este remake hacen que la versión de Eddie Murphy y la de Rex Harrison del 67 sean obras maestras. No hay comedia, es plana, aburrida y te sacan de contextos el CGI pedorro. Y ni hablar de las actuaciones, no zafa ni mi querido Michael Sheen, plus, aparece Antonio Banderas en otro papel lamentable.

Me considero un héroe por haber terminado de verla, me costó muchísimo, pero como buen soldado del cine, ahí estuve hasta el final, donde terminé vomitando y mis ojos sangrando.

Lo curioso es el cambio de voz que le hicieron a Robert Downey Jr para no parecer que hace el mismo papel de siempre, pero a mí no me caga, es siempre ver a Tony Stark y Sherlock Holmes, en sus gestos y movimientos, dejáte de joder.

No me quiero detener mucho en detalles porque tengo miedo de que me agarre diarrea.