Marcos (Darín) y Ana (Morán) llevan casados más de 25 años, hasta que entra en una crisis existencial que los lleva a separarse. Entonces cada uno por su lado disfrutan de su nueva.

Buen debut de Juan Vera como director, aquel productor de pelis como Elefante blanco, Carancho, Leonera, entre otras.

Parece un simple plot pero el mensaje que deja está bueno, el cuál para estar en pareja, al fin y al cabo, no hace falta estar enamorado sino compartir las cosas en común, y tampoco hace falta el estar toda la vida juntos, y no solo eso, que cada uno puede tomarse sus tiempos.

El fuerte de la peli está en la química entre Darín y Morán, y sus diálogos. Es una comedia romántica que no marca una época ni busca ser un peliculón, pero que resulta digna y llevadera en sus dos horas y pico.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit