Richard Linklater es un director que sigo hace bastante tiempo y me han gustado la mayoría de sus películas, entre ellas la trilogía de Before, Dazed and Confused, A Scanner Darkly y la tan aflamante Boyhood. También voy a estar reseñando en estos días sus dos últimas pelis.

Hoy quiero hablar Everybody Wants Some!! Que vendría a ser una versión más madura de Dazed and Confused de 1991, la cuál si bien no me sentí identificado porque trataba de situaciones entre jóvenes de los 70s y sus boludeses universitarias, me pareció que tenía la suficiente comedia como para divertirme. Todo lo contrario a esto.

Seguramente haya sido un film dirigido para los nostálgicos yanquis que pasaron en las universidades a finales de los 70s.

Técnicamente la obra es muy elegante, manteniendo una dirección cinematográfica y una dirección de fotografía muy correctas a lo largo de todo el metraje. La verdad es que no hay con qué darle en esos aspectos y para la crítica de turno esto suma muchos puntos, en varios sitios está por encima de un 8.

Para mí está llena de clichés y estereotipos fáciles de la época, lo típico. Y es que no me entretuvo, salvo una que otra situación, nunca pasa nada, absolutamente nada. No llega a ser una obra maestra ni a palos, la paso por alto porque Linklater es un muy buen director y cualquiera puede tener un mal día.