Con guión de los hermanos Russo (varias pelis del universo Marvel) y dirigida por Sam Hargrave, un tipo que se dedica en su mayor tiempo a dole de riesgo nos traen para Netflix una de las pelis más pochocleras del año.

Tyler Rake (Chris Hemsworth) es un mercenario al que contratan para una misión super trillada: rescatar al hijo secuestrado de un príncipe jefe de la mafia india. Y no da para más el argumento, ni los personajes fuera de Hemsworth.

Plana, sosa, obvia, ridícula en parte, y un alto grado de otras pelis de acción, de coreografías exageradas y sin lógica que van destinadas a un público de entre 8 y 13 años de edad.

No todo es grasa en el film, hay alguna que otra escena de acción bien lograda, y por momentos el entretenimiento funciona. De más está decir, que es del estilo Rápido y Furioso y una mezcla de otras pedorradas más, cero guión, pero mucha acción, explosiones, y patadas. No me vengan con la comparación de John Wick, porque no le llega ni a los talones.

No hay mucho más para agregar, bueno sí… qué violenta es Bangladesh (? Cine de acción superficial y vacío, es el típico producto que vende, y que demuestra a un público de hoy falto de exigencia, plus su éxito, se debe a que no hay mierda para ver. Seguramente hagan cuatro pelis más.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit