Cine de leyenda. Una película de la concha de su madre con al menos dos partes: una que trata de la caída de la Confederación Sudista, y la segunda, sobre la recuperación económica de las familias de la aristocracia rural sureña.

Lo primero que se destaca y que se te pega en el recuerdo de por vida, es el uso de los colores y la cinematografía, detalle que le hizo ganar dos Oscars de los ocho incluyendo la mejor película. Posta que nunca más te vas a olvidar de esas puestas en escena, de hecho, no va a haber otra de su especie. El uso del Technicolor en su máximo esplendor, la fotografía es sublime.

Es muy dificil construir una crítica sobre una película que lo tiene todo y que es perfecta. Estaría todo el día hablando de cada escena. Te quedás parapléjico, es una de las mejores películas que he visto en mi vida.

Vivien Leigh, ganadora del Oscar por el personaje de Scarlet es simplemente magnífica. Es de las mujeres más hermosas que he visto en el cine, indescriptible cómo te atrapa esa mujer, cuando le hacen primeros planos, su forma de hablar. La química con Clark Gable es fantástica, otro que la zarpa en pantalla.

“Lo que el viento se llevó” es la primera trilogía de la historia del cine, por así decirlo, en una única dosis: cuatro horas de maravillosos planos, personajes irrepetibles, una trama que te atrapa, una banda sonora que te emociona  y te rompe el culo, y unos diálogos que te fascinan. Es un film IMPRESIONANTE, que transmite un sabor a cine clásico, épico a su manera, al alcance de muy poquitas películas.

Obligada a verla una vez cada cierto tiempo. Gracias Victor Fleming por dejarle a la humanidad esta obra perfecta e inolvidable del Séptimo Arte. Y gracias también por otra joya indiscutible como “El Mago de Oz“.