Dos hermanos se adentran en un campo de hierba tras escuchar el grito de auxilio de un pendejo. El tema, es que, al toque se desorientan y se separan, a tal punto de que no pueden volver a la ruta.

Si, es otra de esas pelis sobre bucles temporales, basada en un libro de Stephen King que no leí, pero que dudo sea de crapero como lo que hizo Netflix.

El tema empieza bien y se pone interesante, pero ese interés se cae a los veinte minutos, cuando ya te vas dando cuenta que no te van a explicar nada, que sucede lo mismo una y otra vez de manera muy aburrida y poco imaginativa, y que van pasando escenas largas e infumables que a veces parecen cine experimental del malo. De más estás decir que el tema de los bucles está mal ejecutada, con huecos en el guión por todos lados haciendo a la peli insostenible, de lo peor en el género.

Aunque si el fin de la cinta es hacerte confundir, aburrirte, y no explicarte un carajo, lo logra.

Dirigida por Vincenzo Natali, y me extraña, que el tipo teniendo experiencia en productos sobre ambientes cerrados y claustrofóbicos (Cube) no haya podido desarrollar su especialidad, quizás se mimetizó craperamente con Netflix.

 

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit