Incendies debería haber ganado el Oscar a la mejor película extranjera de 2010. Escrita y dirigida por Denis Villeneuve, un groso que tiene películas como Prisoners, Sicario, Enemy, entre otras.

Una historia dura y desgarradora, ausente de sensiblería barata y muy alejada de los melodramas al uso. Desde su inicio te va atrapando su trama, desde que el Notario al fallecimiento de la madre, como testamento, hace entrega a los dos hermanos gemelos de dos cartas que deben hacer llegar tanto a su padre (al que creían muerto), como a ese hermano del cual desconocían su existencia. Una película que denuncia esos fanáticos fundamentalismos tanto nacionalistas como religiosos que tanto daño causan a la humanidad, así como esa lucha difícil y persistente de una mujer por recobrar su pasado.

La trama es sólida, puede que en algún que otra momento pierdas el interés porque su duración es excesiva, pero la paciencia es bien recompensada, llevada con misterio y encanto, excelentes actuaciones e imprescindible para todo aquel que siga el género dramático.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit