El género de las agencias de inteligencia y el espionaje vulve a manos de un Jack Ryan que deja de lado la sobervia para ser un personaje más simple y humilde gracias a la caripela y la actuación de John Krasinski.

Ya desde el primer capítulo te das cuenta que Amazon se toma en serio la franquicia, pareciera una peli de 150 palos de producción, y lo tiene a Michael Bay en el equipo, los efectos especiales y la acción están espectaculares.

Es un Jack Ryan que no es novato, pero tampoco un as en el campo, todavía está como analista de la CIA, que sale afuera solo de ser necesario, y la va pegando con un importante caso de terrorismo. Es una serie que se cocina a fuego lento, con acción entrecortada, y un gran desarrollo entre los personajes principales, Wendell Pierce (The Wire) la rompe y es un compañero ideal para Krasinski, experiencia y atrevimiento unidos en un mismo objetivo.

Sin dudas, que la serie está un peldaño más arriba que cualquier peli que se ha adaptado de las novelas de Tom Clancy, es un reinicio, que Shadow Recruit en 2014 con Chris Pine no pudo lograr.

Nos da un tono de aire fresco, con un final evolutivo del personaje, y que nos deja atentos a la segunda temporada que se estrena en noviembre.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit