No se puede esperar nada hoy en día de una peli con Nicolas Cage, salvo una cada 15 o 20 años, como pasó con Mandy.

Se supone que esto es un thriller en que la vida de tres personajes se entrelazan en un mismo lugar, un hotel pedorro a cargo de Cage. Es una cinta de acción en el que te debe sorprender el plot twist, pero que te la ves venir en los primeros cinco minutos de peli.

Las actuaciones son mediocres como así también todo aspecto técnico. Sinceramente no sé por qué me puse a ver semejante mierda. supongo debe ser el efecto de cuarentena de coronavirus.

Aburrida está de más decir, aunque dentro del crap, hay un público en éste tipo de films que les va a encantar y les va a parecer ‘sólida’.

Estamos hablando del género clase B a cargo de un director don nadie (Ken Sanzel) que tiene en su CV un par de trabajos muy pedorros.