En la era de la dinastía medieval Joseon. El Príncipe Heredero de Joseon investiga una misteriosa enfermedad epidémica y descubre una cruel verdad que amenaza al país, nada más y nada menos que un un apocalipsis zombie.

Bastaron solo seis episodios de su primer temporada para volver a tener esperanza en el género, porque después de las boludeses que estamos viendo como The Walking Dead, o una que otra película crapera, Kingdom da un golpe en la mesa y nos muestra una idea arriesgada, fresca, y que ha salido muy bien.

Sin lugar a dudas que estamos ante la mejor obra zombie de los últimos años, y esto se le suma un guión genial que acompaña muy bien, y a su forma, se desliga de lo que realmente sucede, que los muertos están regresando a la vida, y como no, una genial puesta en escena, ambientación, actuaciones dignas, y personajes bien desarrollados e interesantes.

Es de esas series adictivas que en poco tiempo la completás, y el final te la deja recontra dura, hace falta más de éste tipo de series o películas sobre el género bien hechas.

La expectativa por las nubes con la segunda temporada. Gracias Netflix por su distribución.