Película basada en la novela escrita por Pierre Boileau y Thomas Narcejac, autores más tarde de otro gran título, ‘D’entre les morts‘, adaptada al cine en 1958 por Hitchcok con el sobrenombre de ‘Vertigo‘.

Les diaboliques del director Henri Georges Clouzot, es un suspenso basado en una esposa y la amante de su marido, que hartas de la tiranías del hombre que comparten, deciden poner fin a la vida de este. Dirigida con un ritmo pausado y asfixiante, y con un estilo irresistible y provocador, completa una obra sobresaliente llena de expectación que aumenta poco a poco, hasta llegar a una atmósfera irrespirable que absorbe a todos los públicos. 

Producto que serviría de pauta para muchos otros directores en el futuro y al que su aire hitchcockiano y su particular natural fotografía en blanco y negro no conducían a crear una atmósfera oscura y oprimente sino mas bien un clima de suspenso y tensión palpable en cada escena.  Las actuaciones son un punto fuerte a cargo de Véra Clouzot, y una soberbia Simone Signoret.

Impresionante final, al que particularmente me sentí un reverendo pelotudo, caí como un campeón, y en estos momentos no recuerdo haberme dado cuenta con anticipación de un semejante plot twist de alguna peli. Es para aplaudir la realización, valoro mucho estos tipos de films que te dejan algo y te provocan todo tipo de sensaciones.

Clásico del cine francés, de potente dirección y puesta en escena, una joya del suspenso y por qué no del terror. Todo se alza sobre la idea del crimen perfecto, la ejecución de un plan ideal, en definitiva, una inolvidable reflexión sobre la maldad humana.