Basada en un exitoso cortometraje realizado en 2013, el director sueco David F. Sandberg y producida por James Wan.

La trama es bastante simple y tópica pero bien ejecutada. la madre (Maria Bello) padece un trastorno que la lleva a hablar ¿sola?, mientras que Martin (Gabriel Bateman), el hijo más pequeño, debe resistir con las luces encendidas el acoso de la sobrenatural presencia, lo que lo lleva a tener problemas en la escuela por quedarse dormido en clases, siendo ayudado por su media hermana Rebecca (Teresa Palmer), quien tiene una mala relación con su madre, y por el novio de su hermana, Bret (Alexander DiPersia)

Las actuaciones están muy bien, el miedo que experimentan en la historia es muy creíble y hasta los personajes secundarios están bien cuidados.

Con respecto al espectro es muy similar al de The Ring con los sonidos de The Babadook, pero no por eso es una copia o malo, de hecho está bastante bien, de puta madre, y en una que otra de sus aparariciones es original.

Pero lamentablemente la película recurre a los “jump scares“, está repleta de ellos, que si bien corren paralelamente con la historia, quizás no hacía falta. Miedo en una película de terror hoy en día es dificil que te provoque, por eso casi siempre se recurre a este método que nunca falla si estás en el cine o en el salón de tu casa con el volumen al palo. Diferente de productos sin exceso de “jump scares” y que funcionan muy bien como It Follows, The Babadook, y The Vwitch.

Es muy difícil también hacer que una película de terror sea divertida pero en este caso, en los 75 minutos es ágil y entretenida. Funciona perfectamente para una noche de pijama party, o para ver con alguien que sea muy cagón.

David F. Sandberg director de Annabelle: Creation que no estuvo tan mal y de Shazam! que por ser una peli de DC fue aceptable.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit