Octavia Spencer hace de una loca que entabla amistad con un grupo de adolescentes y decide invitarles a una fiesta en su casa. Después se hace vicio y los pendejos hacen jodas cada vez más grandes y la pendevieja ahí en el medio. Pero los pibes no saben que Spencer está más loca que la mierda.

Thriller psicológico barato de corte juvenil que a principios promete ser algo copado, mostrando el peligro que conlleva la inocencia cuando se topa con un adulto degenerado, pero en cuestión de minutos, la peli muestra sus costuras y se cae a pedazos llegando al cliché absoluto.

La más reciente producción de la Blumhouse nos deja un sabor amargo y crapero, y de paso se prende fuego una re actriz como Octavia Spencer, el cuál su personaje es totalmente ridículo. Tanto Luke Evans como Juliette Lewis tampoco ayudan y se mimetizan con el crap.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit