Secuela que narra a Aurora (Elle Faning) que ahora es la reina del Páramo, Maleficent (Angelina Jolie) que está al pedo boludeando por ahí, y a unos reyes nuevos del mundo mortal, que uno es un boludo, su jermu es la villana de turno (Michelle Pfeiffer) Y también, no puede faltar el príncipe que se mueve a Aurora.

El problema con ésta peli es que en el trailer te mostraron todo y además ya está todo dicho apenas comenzar, en los primeros minutos.

Es de esas pelis que tratan al espectador como a un idiota, y además todos sus personajes son imbéciles, nadie se da cuenta que la villana es Pfeiffer, que las trampas, son trampas, que el que se la tira de bueno es malo, es un mundo de idiotas.

Su predecesora, si bien no era espectacular, tenía un argumento copado, con un origen de Maleficent muy bueno, y cada personaje tenía un propósito creíble. Y la relación entre Maleficent y Aurora era genial. Acá no, pierde la gracia, con un guión plano, robado de otras pelis, y los personajes nuevos son de mierda. Ni siquiera los buenos efectos, y el CGI o el maquillaje de Angelina Jolie logra salvar semejante porquería.

Tampoco se molestaron en hacer épico aunque sea la pelea entre Maleficent y la Reina malvada, cuyo propósito en la peli no tiene sentido y está muy rebuscado.

Es un relato que se cae a pedazos apenas comenzar y queda muy lejos de lo que vimos en 2014.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit