Justine (Kirsten Dunst) y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda con una fiesta a todo culo en casa de su hermana (Charlotte Gainsbourg) y su cuñado (Kiefer Sutherland) Mientras tanto, un planeta llamado Melancolía se dirige directo a la Tierra.

Poesía del año 2011 made in Lars Von Trier que te emborracha con su fotografía y banda sonora de Richard Wagner. Las actuaciones son geniales, sobre todo de Dunts y Skarsgård y está filmada prácticamente con cámara al hombro, dándole un tono muy logrado y sutil, una delicatessen.

Es una historia sobre el apocalipsis que carece de héroes y soluciones, el primer acto puede resultar pesado, pero si superás esa barrera, preparáte para el arte. Todos están donados, se va acercando silencioso. mientras que la trama se enfoca en los quilombos familiares y la pareja, sobre todo en la bipolaridad de la protagonista.

Melancolía es falta de esperanza, vacío, es imperfección, y que remata con un final que solo un puto genio como Lars te puede dar.

La peli hace que te plantees preguntas, sobre todo a partir del segundo acto, y ese es el chiste, usar el cerebro.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit