La química entre Chris Hemsworth y Tessa Thompson es lo único bueno de la cinta, pero no así las actuaciones, todo lo demás es un festín de paparruchadas que incluye: un guión nefasto que poco sentido tiene y ultra predecible, un CGI horrible hecho con paint 3D, un personaje ultra feminista metido de manera forzada y aprovechando el movimiento #metoo #girlpower y demás boludeses, y como no podía faltar, sigue al pie el discurso de lo políticamente correcto, que no hace otra cosa que arruinar hasta el cosmos.

Los personajes femininos con calzador están a la orden del día y acá han arruinado una saga, tampoco es que MIB3 fue una obra de arte, pero le pasa el trapo a ésta producción superficial, que hace ver al hombre como un completo inutil y un villano, y a la mujer que se lleva el mundo por delante, y que en media hora puede trabajar del FBI a la CIA, y desde allí entrar como si nada por una puerta, literal, sin que nadie la vea, a una organización secreta que trabaja con extraterrestes.

Es un bodrío infumable, que más allá de los políticamente correcto y el feminismo de turno, falla en todo lo demás, rompiendo la escencia de MIB y dando lugar al crap, mi más sentido pésame a los fans de ésta saga.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit